.


sábado, 2 de abril de 2016

Con el acontecimiento ocurrido

cerca de mi segundo cuerpo interno
tengo una mezcla de río y mar
quieta, que no existe
o que no sirve, que no entiendo lo que es
pero ahí mismo
entre la energía vital que sale de este yo ahogado
está la cura a esa enfermedad
parásito
instalada en el pensar
que se esconde hábilmente
y aparece de repente sin dar respiro
en irritante repetición
.
reconozco que no me conozco
ni a mis frecuencias terminales
.
que me sorprende hasta el susto
verme en lo supuesto como ajeno
y a la vez me preocupa y no me importa
pero me impulsa a correr detrás
de lo que se alimenta de mi alegría
así multiplico y limpio
.
y así, como todos
seré polvareda cósmica
energia
sombra
practicaré un poco de luz
que durante un fuerte instante
me hará entender
antes de regresar por el híbrido del principio




MabelBE / Las batallas finales.

sábado, 26 de marzo de 2016

Trabajo en el tiempo

ampliando el espíritu
hoy me dí cuenta
mi mente
iba por una y otra tangente
y volvía
.
y no me estanqué
no me pesé
no me culpé ni me costó
no me importó
pero cuando volví
maravillada
supe
que estaba siendo
más liviana




MabelBE / Las batallas finales.

jueves, 10 de marzo de 2016

Juego 25


Como el juicio herido que carga recuerdos y confunde al mundo por un tiempo antes de volver a su lugar. Como un universo desgranado en el perdón. Como esas personas que imitan lo que sueñan de sí mismas e improvisan mal. Como un puente nítido, por donde pasa el alma en bruto y la vida en juego.

Juegos / MabelBE       

Para ir

Partículas

Todo el mundo está demasiado lleno de partículas. Tiene demasiadas piezas. Y debemos encontrar el norte allá donde esté, con la ayuda tan sólo de algunas pistas. Todas están ante nosotros y esperan ser interpretadas. La clave consiste en no dejarse asustar por la enorme desproporción entre lo que tenemos y la conciencia del infinito. / Jordi Nadal. Todo tan cerca.

martes, 8 de marzo de 2016

La pesadilla

Tengo encarcelada el alma afuera de una jaula, a la que a la vez quiero entrar. Qué impotencia. Despierto en medio de unpesadilla a punto de parirme. Ya no hay supersticiones que rigen el espanto. Deforme y entre palabras raras despierto. Por fin. Ya no hay abortos en el sueño de los talentos, por atrás mio algo ha construido vida, como si fueran alas. En el lugar de los barrotes, corazones borravinos pasean amigables, me saludan con la mano, bailotean sobre cenizas de un fénix. Gritan. No escucho pero no importa: otra vez soy fuerte. Me abrazo. Mando la orden de alivio y vuelvo a dormirme. Con una sonrisa y flores en la mirada. 


MabelBE

· seguir por mail ·