lunes, 21 de julio de 2014

Tedio del futuro

Eran dos, y bellos, y deseaban ser otra cosa; el amor se les retrasaba en el tedio del futuro. Y la nostalgia de lo que habría de ser, venía ya siendo hija del amor que no habían disfrutado. Así, al claro de luna de los bosques cercanos, pues a través de ellos se filtraba la luna, se paseaban, de la mano, sin deseos ni esperanzas, a través del desierto propio de los paseos abandonados. Eran completamente niños, pues no lo eran de verdad. De paseo en paseo, siluetas entre árbol y árbol, recorrían sin papel recortado aquel escenario de nadie. Y así desaparecieron por el lado de los estanques, cada vez más juntos y separados, y el ruido de la vaga lluvia que cesa es el de los surtidores de hacia donde iban. Soy el amor que disfrutaron y por eso lo sé oír en la noche en que no duermo, y también sé vivir desgraciado. / Fernando Pessoa. El libro del desasosiego. 

miércoles, 16 de julio de 2014

Desde lo no encontrado


Comparo lo que hay adentro de una opinión aceptada sin planteos con la pureza de lo recibido. Soy una ficción tradicional, que contrapone y se defiende. Aggiorno. Estoy en lo que surge y me adopta, como la sonrisa o esos nacimientos fuertes de la vida que se vuelven finalizaciones. No soy original.
Que nadie se atreva a hacer solaz y destierro con mis ojos y mi piel, porque lo que busco es la fuerza de un nuevo territorio. Que nadie se compadezca si me canso.
A veces, cuando me hago la rebelde y cruzo la avenida en la mitad de la cuadra, por unos felices segundos juego cínicamente con el reflejo que vive en mi corazón, y con lo que queda de lo que busco me siento afuera de este
tiempo ahistórico que hace tantos años me arropa. A muchos les pasa igual, mezclan.
.

.
MabelBe

El hijo de fernando pessoa


Todos tienen, como yo, un corazón exaltado y triste. Los conozco bien: unos son dependientes, otros oficinistas; otros comerciantes. Pero todos, pobrecitos, son poetas, y arrastran a mis ojos, como yo a los suyos, la miseria de nuestra común incongruencia. Todos tienen, como yo, su futuro en el pasado.

sábado, 12 de julio de 2014

Así es

¿Viste que al final somos momentos? susurra.
Para constatar el grado de cursilería le pregunto si somos muchos momentos adentro de un gran momento
o todos deshilvanados.
Que pare con las boludeces, me dice.

MabelBE

sponfeldner

sponfeldner

· seguir por mail ·