miércoles, 16 de julio de 2014

Desde lo no encontrado


Comparo lo que hay adentro de una opinión aceptada sin planteos con la pureza de lo recibido. Soy una ficción tradicional, que contrapone y se defiende. Aggiorno. Estoy en lo que surge y me adopta, como la sonrisa o esos nacimientos fuertes de la vida que se vuelven finalizaciones. No soy original.
Que nadie se atreva a hacer solaz y destierro con mis ojos y mi piel, porque lo que busco es la fuerza de un nuevo territorio. Que nadie se compadezca si me canso.
A veces, cuando me hago la rebelde y cruzo la avenida en la mitad de la cuadra, por unos felices segundos juego cínicamente con el reflejo que vive en mi corazón, y con lo que queda de lo que busco me siento afuera de este
tiempo ahistórico que hace tantos años me arropa. A muchos les pasa igual, mezclan.
.

.
MabelBe

sábado, 12 de julio de 2014

Así es

¿Viste que al final somos momentos? susurra.
Para constatar el grado de cursilería le pregunto si somos muchos momentos adentro de un gran momento
o todos deshilvanados.
Que pare con las boludeces, me dice.

MabelBE

martes, 8 de julio de 2014

Eso que aguanto


Me muere el mar de las mansedumbres, y cuando estoy despierta bailo parada en el techo. Pero sólo si me da un vuelco la vida es que termino resolviendo la confinación de mis dudas con un cambio urgente del color que tuvo el cutis hasta allí.
Me viven las palabras de amor escuchadas como a un eco que inmediatamente se vuelve lejano, y esas otras, tan pocas veces salvadas entre la seda y los parques, mientras los perros pasean la sombra, con frío, rezongando a la luna, transformándose en lobos o buscando un amo para tirarse a su costado. Pero
unicamente es fuera de mí que nace y muere, al cabo y por fin, el yerro de la palabra enjaulada que comprende esa complicada cuestión del elegir, y busca y busca y sigue buscando el oído donde le sea cálido adormecerse. Así trazo una constante fortaleza de infinitos sin lugares fijos donde el espacio de algo importante que falta es ocupado por todo lo que aguanto, ésto
que aguanto aguantando.

MabelBe
AKASHIA en la sombra de la fresa y lo eterno

jueves, 3 de julio de 2014

Boicot


Camino y respiro cargada de preguntas que se suben a mañanas aventureras, mientras el sol tiene como único orgullo inventar corajes nuevos que se esfuman al instante. Y voy (en cada una de las respuestas donde no aparece el color del horizonte sino una nada) dejando abiertos sutiles abanicos de vivencias que me exponen ante mis propias llanuras vacías. Busco ser las estaciones eximidas de tanto turbio boicot acostumbrado.
Mis malditas dudas, que no pueden extenderme la mano porque están de paso, poseen la propiedad de milagros cotidianos desperdiciados que repreguntan, sentados en la base de un corazón de postoperatorio.
.
También durante las noches que me ven abarcando estrellas o durante atardeceres comidos por la intuición -siempre merodeando la luna, sin acercarse jamás-, las dudas de mi vida buscan escapar de una realidad donde las respuestas me resultan peligrosas porque pueden hacer cambiar de un soplo la totalidad de mis facciones.
.
Sin pausa, cada día, mis preguntas me ruegan que les envíe preexistencias ciertas, para inculcarme amor con una transmisión que no alcanzo a comprender, y por eso sólo atino a cansarme.
Como si mi alma fuera un capricho, me aburro, se transformo en excusa que me evade entre una de las tantas oscuridades de las circunstancias. Mientras, la exactitud de lo natural exprime los sentidos con ecos fibrilando suspendidos entre mis ojos y todas esas flores, infinitas flores recién nacidas que debo albergar con un avieso -aunque ya no impenetrable- miedo a cuestas.
.
.
MabelBE

sponfeldner

sponfeldner

· seguir por mail ·