sábado, 23 de agosto de 2014

Construye tus alas mientras caes

-Una Máxima tuya es «Arrójate del precipicio y construye tus alas mientras caes». ¿Alguna vez ha habido un momento en tu vida, cuando tú te has arrojado y no has sido capaz de construir tus alas a tiempo?. -Toda mi vida me he arrojado del precipicio, y he construido mis alas. Ha funcionado en cada momento. Nunca falla. / Entrevista a Ray Bradbury, por Rachel Goldstein. 2010.

lunes, 18 de agosto de 2014

Juego 24

Es lícito apelar a atajos si se pilotea lo que viene después: transitar a como sea- el camino, aprender a aceptar un fracaso, rescatarse en la calma del estrago.
Juegos / MabelBE



sábado, 16 de agosto de 2014

El eco



Pero al brote también sirve de mucho
descansar en el tiempo del descanso,
dejarse llevar por un río manso
cuyas gotas son el eco de no lucho,
permanecer sentado en la ladera
de la montaña azul, luz que silencia
el desparpajo en mis ojos sin cadencia
y, entre el latir, el ave y la pradera
respiran sueños... ¿qué música eterna
será la que destine y que nos una
en el centro de un día, cualquier día,
conmovido y cotidiano, o desangrado,
un concepto de poesía sempiterna?

MabelBE

De por qué el cielo estimula la constancia

Hay un fin, entonces hay constancia y cauce para la intención que consolidará en arte. Hay una actuación en el momento justo, teniendo en cuenta que siempre se está a tiempo cuando no se ha actuado aún. No te duermas, en algún momento hay que aparecer. Pero en realidad te reconocen, aparecer es puerta abierta a una nueva escena para que la vida mute, metamorfosee, evolucione. En el fin, la constancia, la intención, tenés que reflexionar, se recomienda espantar a los estados despreocupados en esta etapa de aprendizaje. Porque se acerca el abismo, y acá te quiero ver: puede ser el fin del camino para otros, pero para vos la prueba de que sabés volar. El abismo puede ser un nuevo vacío a llenar, una vez pasado el umbral de sorpresa inicial. Hay un fin, un cauce, y se suma un ahogo que sobrevuela a todo lo conocido hasta el momento, lo llamamos hartazgo, hay una manifestación natural, imparable, ves?, es el momento de la acción. Cuando te manifestás te elevás, acá aparece el cielo. El cielo tiene un movimiento con el que hay que saber relacionarse. Los demás miran al cielo, muchos no te ven ahí y para muchos vos y el cielo son la misma cosa, algo que está allá. Hay una elevación como atmósfera de conducta. Empezás a verte, a pesar de que la visión está horizontal a tus ojos, se comienza a marcar la diferencia. Inspiración. Hay que agradecer al cielo, es el marco y el sostén, la armonía necesaria en la elevación. Hay una misión. Tratá de no regresar con las manos vacías. Pero si es así, tratá de no claudicar. Porque es arte, es proceso, es principio, es fin, horizonte que se intuye. Aparecer.

MabelBE

viernes, 15 de agosto de 2014

Neurobiología de la emoción


Cuando el buen amor ayuda a tomar las decisiones, todo se transforma, las despedidas son desafiadas con simpatía y entre los cadáveres del atardecer es posible ver cómo se aleja esa mueca gris que durante tanto tiempo diseñó la realidad. Está prefijado.


MabelBe

sponfeldner

sponfeldner

· seguir por mail ·